Pages

21 de enero de 2018

Visitamos Xel-Há, un parque turístico sustentable en la Riviera Maya


Uno de nuestros días en la Riviera Maya lo queríamos destinar a visitar alguno de los parques que se encuentran en esta zona. Las opciones son muchas y hay para todos los gustos, como por ejemplo Xcaret, Xplor y Xel-Há, cada uno destinado a un tipo de experiencia diferente. Nosotros optamos por visitar este último, un parque turístico sustentable lleno de caletas y vegetación, ideal para aquellos que buscan pasar un día en aguas naturales. Xcaret y Xplor ofrecen atracciones más apuntadas a la aventura. 

Nosotros contratamos la excursión a través de Experiencias Xcaret. En caso de contratar una excursión completa (como hicimos nosotros) esta incluye traslados ida y vuelta, y pase para comida y bebidas libre en todos los establecimientos del parque. El valor de este paquete todo incluido es un poco menos de 100 dólares por persona. Además de este pase, allí mismo podremos contratar aparte otras actividades como nado con delfines, buceo y Seatrek, una caminata submarina, donde se podrá apreciar la fauna del lugar.

El viaje desde el punto de reunión en Cancún hacia Xel-Há llevó alrededor de 1 hora y media. Una vez que llegamos el coordinaron del grupo nos explicó en detalle todas las actividades incluidas en el paquete y nos dio una serie de consejos a tener en cuenta para recorrer el parque de la mejor manera. También en la entrada pueden encontrar un mapa del lugar para que se vayan orientando.  


Lo más importante en un parque de estas características es dónde dejar las pertenencias personales. Para ello, en Xel-Ha hay varios sectores con una gran cantidad de lockers para que dejemos todo allí. Además, ahí encontraremos vestuarios, baños y entrega de equipamiento de snorkel (patas de rana y antiparras con tubo respirador). La llave del locker es entregada como en una especie de collar para que colguemos y aseguremos alrededor del cuello. Si se pierde, hay una multa de alrededor de 50 dólares, ¡así que estén atentos!

Un consejo de nuestra parte es, para no preocuparse de donde dejamos el calzado, comprar en alguno de los varios puestos, unos zapatos de neoprene especialmente diseñados para ser usados en el agua y son muy cómodos también para movernos fuera de ella.


El uso de chalecos salvavidas es obligatorio en toda instancia de nado en las caletas. Se encuentran ubicados en distintas zonas del parque (generalmente cerca de los muelles de entrada y salida del agua) y son de uso libre. Hay varios talles según la necesidad y uno simplemente tiene que agarrar uno que sea de su comodidad, ajustarlo correctamente, utilizarlo el tiempo que crea necesario y una vez finalizado dejarlo nuevamente en cualquiera de estos sectores específicos. 

Dentro de las actividades incluidas en el pase, se encuentran el snorkel, un recorrido por todo el río sobre unos gomones inflables (de los que nos podemos bajar y subir en cualquier momento), varias cuevas y cenotes, un largo sendero por la selva, un puente flotante, paseos en bicicleta, entre otros. Una de las atracciones más importantes del parque es el recientemente inaugurado Faro Mirador, un tobogán que parte de más de 40 metros de altura. Desde la terraza del mismo podremos apreciar una impresionante vista de 360º del parque. Para esta atracción está terminantemente prohibido ingresar con cámaras ni otros objetos por cuestiones de seguridad, sólo podremos llevar encima la llave de un locker que está en la base para que dejemos nuestras pertenencias.




Por supuesto, en una excursión de todo el día es importante tomarse un tiempo para comer, y Xel-Ha ofrecé cuatro opciones para todos los gustos. Chulavista, un restaurante buffet con una variedad enorme de comidas de todo tipo; La Cocina del Pueblo, para aquellos que tengan ganas de algo mexicano; Jardín Corona, carnes a la parrilla y La Terraza, de comida rápida. Nuestro pase era all inclusive en todos estos lugares, para servirnos la cantidad de veces que quisiéramos. También en varios lugares encontraremos expendedoras de bebidas y helados, para usar a gusto.


Al tener cercanía con Tulum, muchos operadores ofrecen tours que incluyan en el mismo día una visita a las ruinas, por la mañana, y el parque durante el resto del mismo. En nuestro caso personal, creemos que es más efectivo ocupar todo el día en el parque para disfrutarlo como corresponde.

Un adicional interesante en Xel-Ha son los puestos de pasaportes. Cada uno ubicado cerca de una de cada una de las atracciones más importantes del parque. Allí podremos sellar nuestro pasaporte con un dibujo personalizado basada en la atracción visitada. 

Alrededor de las 17hs, con una tormenta que se avecinaba, decidimos salir del parque a esperar la vuelta a Cancún. En esa parte hay un puesto de souvenirs y productos varios (bebidas, comida, ropa, etc.) y una maqueta enorme de Tulum, mostrando como era la ciudad originalmente antes de la llegada de los españoles. Esta maqueta está sumamente detallada y cuenta mucho acerca de las costumbres de los habitantes. Es ideal verla antes de realizar la visita a las ruinas de esa ciudad.


El viaje de vuelta se suponía iba a durar una 1 hora y media, pero por un arreglo en la ruta hacia Cancún, durante un gran tramo, sólo estaba habilitado un carril de los cuatro. Con el flujo de autos y micros hacia la ciudad, el viaje terminó durando casi 4 horas, en las que estuvimos rodeados de relámpagos de los más atemorizantes. 

Llegamos para eso de las 10 de la noche, cansados pero contentos de haber vivido una experiencia tan agradable. Xel-Há, “donde nace el agua” en idioma maya, es una recomendada aventura para disfrutar y relajarse nadando en hermosas aguas naturales. 

No hay comentarios: